The Opposite of Shame

In the evangelical community the only LGTBQ people’s stories that are shared and celebrated are the ones who claim to have been “healed/delivered” (although those are on the decline as “reparative therapy” has been debunked and people are free to be honest) and the ones who embrace celibacy or heterosexual marriage. I am taking the opportunity Pride* Month offers to share some different stories and thoughts, the ones that don’t get press in mainstream evangelicalism. Today I’m sharing something a friend wrote, with his permission.

(*Pride – not as in “flaunting”, but as in “the opposite of shame”.)

…………………………………………………………………………………………………………………………….

‘How do we respond? How do we respond in this time and reality…when people say they are gay? When people say they love Jesus?

Here are my thoughts:

Gay is just a part of who someone is, it is not the definition of who they are. As a Christian you are 100% son or daughter of God through Jesus.

I am gay: I want to say that there is no celebration of free sex here. Lust is wrong. There is no lifestyle being celebrated but a heart of desiring to try to explain a reality of what Jesus’ death and resurrection, power and freedom means. Being gay sexually does not define everything there is about a person. However I believe the New Testament says that when sexual desire is strong in a person they are always told to bind themselves in marriage to one another. And to not stop having sex because of temptations outside the marriage. Marriage and sex are a gift from God to be used to help navigate this broken world. Marriage is temporary between human but marriage is eternal to God. (FYI, there is no verse that says marriage is [exclusively] between and man and woman, that just is a quick hurtful political answer. The Bible talks often about one man with multiple wives more often if you want to follow an example.)

I believe actually I am part of the church that is the bond for the best marriage to Jesus, a God-man, and we are going to have a huge party! Human to human marriage includes sex as a way of intimacy. Human to God-man Jesus marriage uses other forms of intimacy to bind us together such as worship, feasts, prayer, joy, sealing of the Holy Spirit. But it is the same word. Marriage.

Everything is about Jesus and His resurrected life. There is nothing we do to earn His salvation and enter this epic marriage. LGBTQ+ people are 100% souls that need love and to be shown freedom in Christ. They need to see Jesus’ hands and feet as we all do. I want people to ask themselves if they know people that say they are gay? Do you have gay friends? I mean in your home and loving on them? Listen to their story.

I get and understand why a two man marriage is new for people. Many are still struggling with interracial marriages! Saying they are wrong and sinful using the same Bible. (They say slavery is still allowed in the New Testament and they say that God designed people to be in separate races, there are actually many verses that say this, Deuteronomy 7:3, “You shall not intermarry with them, giving your daughters to their sons or taking their daughters for your sons.”)

I know I could do better. I wish for all of us Christians that we could do better. That we would consider how it hurts people’s ability to see Jesus when they present the rules as they understand them, instead of presenting hope and love of Jesus and the coming marriage feast.

When I think about the major changes that Jesus brought in…I realize how legalist I am about things. I am offended even when someone forgets to say thank you! (That is against my rules). Another example: I don’t get close to the broken because I am afraid of getting dirty by their sins, which is so wrong if me. Oh I need the Lords grace again. I need to see people like Jesus does.

The Old Testament has filled its purpose. Jesus is presenting the new way. Totally brand new, let go of the past.

Mark 2:21, Jesus says:

No one sews a patch of unshrunk cloth on an old garment. Otherwise, the new piece will pull away from the old, making the tear worse. 22 And no one pours new wine into old wineskins. Otherwise, the wine will burst the skins, and both the wine and the wineskins will be ruined. No, they pour new wine into new wineskins.

Peter struggles with this tendency toward rules. Jesus’ close friend denied Him and then after the resurrection He made him a meal and forgave him. Jesus was also pushing Peter away from legalism. Later even Paul has to push Peter away for legalism. This can be a struggle but it shows that church leaders need each other to lean into grace as legalism is more natural to the fleshly human. Probably because it connects to our pride.

Grace covers all of my sin under the blood of Jesus Christ. Unearned and undeserved.

I will close with this encouragement:

Gay does not equal sex, parties, drugs, drink and lust like so many Christians think it does. Neither does a rainbow flag. Gay is a word the helps people express a specific desire that is built into them just as most humans express themselves when they say they are male, American, or football fans. It helps gives some context for a person and what they probably have gone through.

Next them you see the pride flag or meet a gay person: see a person that has probably suffered a lot of rejection, hurt, pain and have probably hurt themselves trying to find hope and peace.

This hope and freedom from sin can only come from Jesus. When hear the world LGBTQ+ think of how you can sit with them and not stay on the sidelines judging those that do, as the Pharisees did to Jesus. I know I am a sick sinner found by Jesus and He died for me and now sits with me and even has sealed me with the Holy Spirit. I am not healthy without my doctor Jesus. He has made me whole and I am headed towards the biggest marriage feast even. What an epic start to eternity with our Jesus. The best is truly yet to come.

Mark2:15,

While Jesus was having dinner at Levi’s house, many tax collectors and sinners were eating with him and his disciples, for there were many who followed him. When the teachers of the law who were Pharisees saw him eating with the sinners and tax collectors, they asked his disciples: “Why does he eat with tax collectors and sinners?”
On hearing this, Jesus said to them, “It is not the healthy who need a doctor, but the sick. I have not come to call the righteous, but sinners.”

“La Biblia enseña claramente”

El 12 de junio hizo 53 años que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos falló a favor del matrimonio interracial Richard y Mildred Loving. Fue un momento rompedor porque hasta entonces no solo era socialmente inacceptable casarse dos personas de diferentes etnias, sino que las leyes antimestizaje lo establecían como delito penal.

En esta asignatura, una vez más, la iglesia iba a remolque de la sociedad en lugar de ser referente. Aferrada a su interpretación tradicional de las Escrituras, y fiel en su “separación del mundo”, se resistió al cambio. Aún en 1982, el presidente de Bob Jones University (universidad evangélica conservadora de prestigio situada en Carolina del Sur) defendía con estas palabras la política de la universidad que prohibía las parejas interraciales: “La Biblia enseña claramente, desde el décimo capítulo de Génesis hasta el final…las diferencias que Dios ha establecido entre los pueblos de la tierra para mantenerla dividida”. Cuando por esta postura el Tribunal Supremo rescindió su estado de exención fiscal, la universidad prefirió pagar un millón de dólares de impuestos atrasados antes que cambiar su política, que permaneció tal cual HASTA EL AÑO 2000.

Aprovecho esta coyuntura para repetir que ser retrógrado (no confundir, por favor, con ser bíblico) no es ninguna virtud, como tampoco lo es el negarse a reexaminar las Escrituras cuando las cosas que siempre hemos dado por hechas son desafiadas por los avances sociales y científicos. La gente de Berea, mencionada por Lucas como modelo a imitar, no se negó a reexaminar las Escrituras cuando el escandaloso Pablo desafió todas sus ideas sobre Dios y la salvación. Todos somos receptores de una herencia doctrinal que (en muchos casos) nunca hemos contrastado por nosotros mismos. Hacerlo solo podrá dar uno de dos resultados: o consolidamos de manera personal unas creencias que siempre habíamos sostenido por simple inercia, o descubrimos que la interpretación tradicional era errónea y tenemos el privilegio de abrazar una más sana. Sea como sea, salimos ganando.

– – La película sobre la vida de Richard y Mildred Loving está disponible en HBO, y se puede comprar también en Google Play y Youtube. Aquí está el trailer: https://www.youtube.com/watch?v=jdskMy0APHc

Extracto de la reseña de Kathy Baldock del libro La iglesia y la atracción hacia el mismo sexo

Los autores bíblicos, desde luego, escribieron negativamente respecto al comportamiento sexual entre personas del mismo sexo, eso está claro. Sin embargo, debemos abandonar esa pereza que nos permite ignorar el contexto basal al leer los seis pasajes que hacen referencia al comportamiento sexual entre personas del mismo sexo. Si seguimos leyendo sin contexto, y negando lo que sabemos hoy sobre la sexualidad humana, acabaremos atrapados como Shaw, creyendo que “en esas páginas [de la Biblia] se dice muy claramente que la práctica homosexual está mal a sus ojos [de Dios]” (p. 21) y que “abrazar un estilo de vida homosexual era claramente una zona prohibida para un cristiano evangélico como yo” (p. 23).

Hace quince años, me hubiese sentido impresionada por Shaw y su estricta y  piadosa fidelidad a lo que yo también creía que Dios exigía de las personas gais. Ahora, al leer las palabras de deseo y frustración que escribe Shaw, veo un hombre atrapado por palabras mal traducidas, sacadas de contexto, y que en ningún momento fueron dirigidas a los conceptos modernos de la orientación sexual.

Lee algunas palabras de Shaw:

“A veces tengo momentos a los que yo llamo ‘de suelo de cocina’. Los llamo así porque acabo sentado en el suelo de la cocina. Pero no porque esté haciendo algo útil como fregarlo, aunque eso siempre le vendría bien. Más bien estoy allí llorando. Y la razón de esas lágrimas es la infelicidad que me trae mi experiencia de atracción hacia personas del mismo sexo. El dolor punzante que a veces siento por no tener una pareja, relaciones sexuales, hijos, y todo lo demás.” (p. 55)

“Debería buscar un buen hombre, disfrutar relaciones sexuales estupendas, adoptar niños preciosos y ser feliz.” (p. 55)

“Puede que nunca haya mantenido relaciones sexuales con un hombre, pero me he imaginado manteniéndolas con muchos a lo largo de los años.” (p. 23)

“De corazón, me encantaría quedarme dentro del evangelicalismo y a la vez tener un hermoso hombre a mi lado.” (p. 24)

“Todo esto es muy doloroso para mí y el resto de miles de hombres y mujeres cristianos que, como yo, desearían poder cambiar la esencia del matrimonio. ¿Cómo sobrellevamos este mensaje tan claro de la importancia de la diferencia sexual cuando desearíamos mantener relaciones con alguien de nuestro mismo género?” (p. 83)

Shaw, a pesar de su evidente anhelo de compartir una relación con un hombre, ha escogido la vida célibe y afirma: “El celibato es algo bueno.” (p. 102). Citando a un catedrático católico, Christopher West, Shaw escribe: “El celibato para el reino no es una declaración de que el sexo sea malo. Es una declaración de que, aunque el sexo pueda ser impresionante, hay algo aún mejor, ¡infinitamente mejor! El celibato cristiano es una valiente declaración de que el cielo es real, y de que merece la pena venderlo todo para poseerlo.” (p. 103)

Parece una analogía bastante forzada decir que el celibato sugiere y señala hacia la gloria que nos espera en el cielo a los creyentes. Igualmente extraña es la idea de que el sexo señala a un futuro mejor: “Dios creó dos sexos (y el sexo) en este mundo como un tráiler de cómo será la vida en el mundo venidero; para ayudarnos a entender el poder de su amor por nosotros aquí y ahora, y el placer que  tendremos cuando vivamos con él en su nuevo cielo y su nueva tierra. Igual que los directores de cine ponen escenas románticas en sus tráiler para que queramos ir a ver sus películas, Dios ha puesto el sexo en este planeta para que queramos ir al Cielo.” (p. 79)

Shaw alaba a quienes están dispuestos a sufrir en su celibato, que, aunque no tan terrible como el sufrimiento de los mártires, imita el sufrimiento de Jesús. “En los momentos en que más me cuesta la viabilidad del sufrimiento por Jesús como cristiano con atracción hacia el mismo sexo, miro a los sufrimientos mucho mayores de la iglesia perseguida y veo esa viabilidad proclamada por la sangre de los mártires y la perseverancia de los santos. También me recuerda que los que han estado dispuestos a sufrir por Jesús han sido siempre los más efectivos a la hora de atraer a otras personas hacia él.” (p. 110)

Añade: “Jesús vino para sufrir: él cambió la comodidad del Cielo por una vida terrenal de sufrimiento y una muerte que fue el mayor acto de sufrimiento humano de la historia. El sufrimiento es en lo que consistió su vida en este planeta.” (p. 106) Shaw presenta una analogía entre el sufrimiento del celibato y el sufrimiento del Salvador.

Cuán libertador podría ser que Shaw, junto con una mejor comprensión de los textos antiguos en su contexto antiguo, se centrara también en el amor de Jesús. Jesús no solo vino para sufrir, también vino para amar.

Shaw escribe: “Todos los cristianos que más admiro se han hecho más semejantes a Cristo a través del sufrimiento.” (p. 112) Sufrir a través del celibato no es un estilo de entrada dorada mágica que te lleva unos escalones más arriba en la escala de “parecerse a Jesús”. Las personas casadas que tienen relaciones sexuales no están exentas tampoco del sufrimiento ni de crecer en parecerse a Jesús.

Aunque Shaw claramente quisiera estar casado con un hombre, mantiene una lectura literal de la historia de la creación en Génesis 1 como el plano para la sexualidad humana y el matrimonio para todos los tiempos.

Necesito reiterar: ¡hay que leer los textos antiguos en su contexto antiguo!

Ningún autor bíblico escribió acerca de las relaciones de amor entre personas del mismo sexo. Tales relaciones eran imposibles en las culturas antiguas. Cada ejemplo de interacción entre personas del mismo sexo en la Biblia presenta una situación de subyugación a través de la violación o la violencia, o de comportamiento abusivo o lujurioso en total desacato de las normas sexuales y sociales aceptables. No podemos esperar encontrar ningún ejemplo positivo o favorable de una relación sexual entre dos hombres de igual condición social en la literatura cultural, y desde luego no en textos antiguos como la Biblia, en ningún momento antes de finales de los 1800.

Aun así, Shaw piensa que el matrimonio bueno y piadoso ha de ser entre un hombre y una mujer: “No ser de un género diferente a tu cónyuge quita algo de la tensión sana necesaria para un buen matrimonio. Las similitudes de género (a pesar de otras diferencias humanas) minan la unidad en diferencia que debe ser el matrimonio.” (p. 84) Le aseguro al Sr. Shaw, que nunca ha estado casado, y a otros que piensan como  él, que tener genitales parecidos no quita la “tensión sana” que traen dos personas únicas a una relación. Todos somos diferentes como personas [independientemente de nuestro género].

Después de investigar lo viable, su propio celibato, y de recetarlo a los demás, Shaw termina [el libro] examinando “la inviabilidad de las nuevas interpretaciones de la Escritura” (p. 143), donde propone que las obras de autores recientes (que afirman la homosexualidad) no son tan “viables” como su propia propuesta del celibato de por vida para los cristianos LGTBI.

Shaw dice que la claridad teológica a menudo ha llegado a través de controversias teológicas divisivas que desafiaron a la iglesia, desde Martín Lutero y la Reforma hasta Martin Luther King, Jr. y la lucha por los derechos civiles. Continúa: “Así que las actuales controversias en cuanto a la sexualidad deberían animarnos más que desanimarnos: a menudo ha sido en momentos de profundo desacuerdo cuando nuestro Dios soberano ha  traído un regreso a una claridad bíblica radical en la teología y la práctica de la iglesia. Y el debate acerca de la sexualidad es especialmente emocionante, ya que toca muchas áreas de la teología y de la práctica en las que hemos perdido nuestras raíces bíblicas. Muchos hemos soñado con una fórmula milagrosa que resolvería todos los males de la iglesia.” (p. 123) Mientras que Shaw parece pensar que el celibato podría ser la controversia que empuja a la iglesia hacia “la claridad bíblica radical”, yo creo que la invitación a revisitar los antiguos textos en sus contextos antiguos podría ser lo que lleva a la iglesia a esa “claridad bíblica radical”.

Shaw piensa que los que sostienen una teología inclusiva no son serios en su interpretación bíblica. Escribe: “Aunque todos ellos [Justin Lee, James Brownson, Matthew Vines] afirman tomarse la Biblia en serio (y todos, aparte de John, comparten una herencia evangélica), ninguno lo hace.” (p. 143)

Shaw emplea la táctica común de minimizar las obras de estos autores, descartándoles directamente por no “tomarse en serio” la Biblia.

Yo puedo hablar personalmente por el carácter y la seriedad de estas personas a las que Shaw desprestigia. Cada uno de ellos son amigos y colaboradores míos en el trabajo de justicia e inclusión.

Justin Lee empezó a escribir un blog sobre sus experiencias como cristiano gay en 2001 y más tarde fundó la comunidad más grande online del mundo para cristianos LGTBI. En los más de diez años que le he conocido, no creo que haya mantenido una conversación con Justin en la que no habla de su fe, o de Jesús. Brilla con el testimonio de Jesús.

James Brownson ha sido catedrático y decano del Western Theological Seminary durante treinta y cinco años. Reevaluó sus creencias sobre la fe y la sexualidad cuando su hijo salió del armario. Por favor, leed su libro de 300 páginas, una obra académica y cuidadosamente documentada, y descubrid por vosotros mismos si “se toma en serio” la Palabra.

He conocido a Matthew Vines durante cinco años y formo parte de su junta directiva para The Reformation Project. Conozco a pocas personas que hayan leído más libros académicos y bíblicos en su investigación y estudio constante que Matthew. The Reformation Project se centra en enseñanza bíblica, interpretación contextual, y justicia interseccional. Lleva cinco años centrado en estas cuestiones, y sin embargo Shaw le descarta, junto a Lee y Brownson, como gente que “no se toma en serio” la Biblia.

Intentando minar el mensaje de Lee, Vines y Brownson, Shaw escribe: “Hay tres armas que creo que los tres utilizan con gran habilidad: La emoción, la polarización y la duda.” (p. 143). Shaw les presenta (sobre todo a Vines y a Lee) como manipuladores que utilizan la emoción para contar sus historias. Sin embargo, cada uno de ellos sencillamente cuenta los detalles de sus propias vidas, sus luchas y su trayectoria. Shaw dice: “Dejar que la experiencia personal triunfe sobre la verdad revelada: este es un hábito contemporáneo, pero no es la forma adecuada de reescribir la ética cristiana.” (p. 144)

Con la mejor y más sincera intención, tanto cristianos heteros como gais, acuden a la Biblia en busca de ayuda para construir éticas sexuales piadosas y sanas. Antes de imponer (o aceptar para ti mismo) una exigencia de celibato de por vida a los cristianos LGTBI, se diligente en esto: la lectura de los textos antiguos en su contexto antiguo, la búsqueda de una mejor comprensión de la orientación sexual, el cultivo de amistades con cristianos LGTBI (aún mejor, quienes estén casados y tengan familia), y una búsqueda de Dios que permita la posibilidad de que los cristianos LGTBI ofrecen “claridad bíblica radical”.

Texto original íntegro aquí.

La iglesia y la atracción hacia el mismo sexo: Reseña

Por recomendación de un amigo, llevo unos días repasando un libro que se titula La iglesia y la atracción hacia el mismo sexo, por Ed Shaw, autor que ya conocía por su involucración en el ministerio Living Out y por su colaboración con Sam Allberry, a quien sigo en las redes sociales hace años.

Aunque la tesis que presenta Shaw no me es en absoluto desconocida – de hecho es la que yo misma siempre había abanderado por defecto – la sensación predominante que me ha dejado su lectura es de profunda tristeza. La elección personal de Shaw del celibato (prescriptivo también, según él, para todo cristiano gay o lesbiana), es evidente que le resulta una fuente de terrible sufrimiento, y es que realmente se te parte el alma leyendo sus confesiones (hay unos ejemplos citados en la reseña de Kathy Baldock, así que no voy a repetirlos aquí). Pero él razona que sufrir es bueno, que nos acerca más a Cristo, y así, con un esfuerzo de muchos párrafos (en los que le veo intentando convencerse y reafirmarse a sí mismo a la vez que a sus lectores) consigue entrar en una especie de euforia espiritual donde realmente llega a creer que “lo bueno es malo y lo malo bueno” (sufrir es mejor que ser feliz, “Dios siempre ha usado el sufrimiento para conseguir lo mejor para su pueblo”, “el camino de Jesús es el camino del sufrimiento”, hay más bendición para el cristiano que sufre, mi orientación sexual es una cruz que Jesús me pide que cargue, etc. etc., e incluso esta alucinante afirmación: “Si yo estuviese en el lugar de Dios…yo también me habría permitido experimentar la atracción hacía el mismo sexo por el bien que produciría en mí”) – y esta es literalmente la única forma en la que consigue resignarse al estilo de vida al que se cree obligado. No le culpo porque yo he hecho los mismos malabarismos mentales y emocionales durante casi toda mi vida… pero verlos escritos allí en blanco y negro resulta chocante, y me inunda la tristeza al pensar en toda esa energía mal dirigida y malgastada. No quiero entrar ahora, por no alargarme más, en lo problemático que me parece esa teología del ascetismo (¿masoquismo?), ni en el sobrentendido de que la homosexualidad es una cruz que cargar. Pero ahí queda para otra conversación.

Uno de los párrafos más desgarradores para mí fue este, donde Shaw describe uno de los muchos momentos de honda desesperación ante su continuado “fracaso”:

Como consecuencia, he seguido sintiendo que no estaba haciendo ningún progreso como cristiano al ver que todavía estaba luchando con los mismos malos deseos que cuando tenía dieciséis años. Entonces es cuando me ha parecido menos viable continuar como cristiano.

p. 91

Esta confesión de profunda desesperanza, arrancada del alma en momentos íntimos de cruda franqueza, me resulta muy familiar. Pero ahora la identifico, no como un proceso espiritual sano, sino la angustia provocada por un falso dilema: ser cristiano vs ser homosexual.

La realidad es esta: ningún cristiano gay o lesbiana va a ver jamás “progreso” en su vida respecto a sus “malos deseos”, por un sencillo motivo: la orientación sexual no se puede cambiar (lo mismo que no se puede escoger). Y Dios no te la cambia, ni te capacita para cambiarla, porque no forma parte de su programa de redención el cambiar cosas que no están estropeadas. Si eres un joven creyente gay o lesbiana, lo mejor es que afrontes esta realidad en cuanto antes, porque los estragos físicos, emocionales y espirituales de la enseñanza que propone Ed Shaw son muy duros y solamente empeoran con el tiempo.

Me llena de dolor, y también de rabia, pensar en las lágrimas de agotamiento, desmoralización y pánico espiritual que han vertido tantos cristianos – Ed Shaw entre ellos – gracias a estos terribles malentendidos respecto a la sexualidad, la salvación, y la vida cristiana.

Por supuesto, habría mucho más que comentar del libro, sobre todo entrando en los conceptos que él desarrolla de identidad, sexualidad, familia, sufrimiento, hermenéutica, discipulado cristiano y (en el apéndice) las críticas que hace de las obras de otros cristianos que piensan de manera diferente. Esta es sencillamente mi reacción más visceral.

Fixing Gay

An unusual (unusual for the forum) conversation got started the other day in a Brethren group I follow on Facebook when a member posted a warning for Christians dating same-sex attracted people: marriage doesn’t fix gay.

Quite a few people participated, and not just straight, married Christians, which was good because we got perspectives from people in different situations – gay & celibate, gay & in mixed-orientation marriages, heterosexual & single, and heterosexual & married. Missing, however, was the perspective of straight spouses in a mixed-orientation marriage, and (not surprisingly) the perspective that is most representative of gay spouses in mixed-orientation marriages.

To give these a voice in the conversation, I shared a quote from Kathy Baldock’s book, Walking the Bridgeless Canyon (a must-read if you are concerned about LGTBQ Christians):

“A person with a homosexual orientation decides to enter a mixed-orientation marriage for a variety of reasons. Some believe their ‘homosexual struggles’ are temporary, a curiosity, or a phase they are going through, and that it will not be permanent. Many gays and lesbians in the past, especially during their younger years, lacked the language or understanding to acknowledge their attractions even to themselves, much less to others. This is particularly applicable to people over forty. They believed, and were often directly told by religious and ministry leaders, that their ‘homosexual struggles’ would disappear when they entered into heterosexual marriage. Gay Christians believed these lies by the hundreds of thousands.

Believing they might be able to suppress their natural orientation, gays have married straight people. The overwhelming majority of gays who married straight spouses genuinely did feel sincere love for their spouse when they got married. Because sexual orientation has three components – sexual identity, sexual behavior, and sexual attraction – people can sometimes juggle two of those balls in the air for a time, but not for long. The romantic high early in a relationship and the sexual behavior masquerade can help one turn a blind eye to natural orientation, but it can rarely be sustained.

Most gay people I know who have been, or are, in mixed-orientation marriages care for their spouses deeply. The potential of eventually hurting them can keep gay spouses in the marriage even though the straight spouse suffers in other ways. A spouse in a mixed-orientation marriage rarely gets the appropriate romantic, emotional, and sexual care he or she deserves.

Gay spouses quite often elect to come out when their children are raised and the partners are empty nesters. It is then that the sense of lifelong, profound emptiness and longing to be with a person of the same sex can be overwhelming and even crushing to the gay spouse. Contemplating the life they’ve robbed their spouse of, along with their own loneliness and deception, slowly destroys them from the inside. Most gay spouses eventually experience a life-or-death urgency to come out. Many times, freedom for the gay spouse becomes a gift for his or her straight spouse as well.

Bruce Strine, 62, from Westminster, Maryland, knew he was same-sex attracted from an early age, yet he married a woman when he was twenty-four years old.

‘Before we got married, I shared with my wife that I struggled with same-sex attraction. We both naïvely thought that once we got married, those desires would go away. If anything, it confirmed to me that I was gay. Sexual intimacy with my wife felt awkward and unnatural. During the last twenty of our thirty years of marriage, there was no sexual intimacy.

We are separated now and will eventually divorce. After we separated, I told my wife that my deepest regret is that I was unable to meet her emotional and sexual needs. My question for anyone who is gay and thinking about marriage to someone of the opposite sex is: “Will you be able to meet his or her emotional and sexual needs?” If the answer is “no,” it would be unfair to the other person to pursue marriage.’”

Whoever Has Ears

“Being heard is so close to being loved that for the average person they are almost indistinguishable.” (John Augsburg)

The best way to love anyone is to listen to them. Just to be willing to sit down and listen with an open heart. Listening gives understanding, and as Dallas Willard once said, “Understanding is the basis of care.”

When Jesus advised his listeners to use their ears to hear, he was speaking to people who did not want to listen to what he had to say because it challenged their paradigms. Willful deafness, or as Jordan Peterson put it, willful blindness, is “the refusal to know something that could be known. It’s refusal to admit to error while pursuing the plan.”

There are people in our midst that need to be heard. All the virtues – compassion, empathy, mercy, courage, justice, integrity, love – demand that we listen, genuinely listen. I hope some of us at least, and more of us in time, will answer the call to listen to these dear people and dare to care, want to understand, and be bold enough to step outside the camp of those who refuse to know the knowable.

Through My Eyes is a documentary directed by Justin Lee. It presents the testimonies of over two dozen LGBTQ Christians. (Subtitles in Spanish.)

The Everyday as a Proclamation

As a teenager and a young adult, I read a lot of Christian biographies that set my heart on fire. Hudson Taylor, Henry Martyn, Amy Carmichael, Jim Elliot, Isobel Kuhn, William Borden… My role models all sacrificed normalcy – in relationships, in health, in finances – and many even gave up their lives, for the sake of the gospel. None lived the average life. I wanted that – to live a life above the ordinary; to make a difference. With those biographies as my only reference, I thought the one way to achieve this was through denial of a normal lifestyle, great sacrifices and extraordinary acts of service. What I have been learning since then is that God does his greatest work in ordinary settings, through normal lives. In the everyday, in small circles, in little things. That, as Sarah Bessey puts it, “all of our lives are a proclamation”:

One soul is as valuable as thousands, millions. One soul is as important as ninety-nine, worth leaving behind everything to rescue. If there is one soul in your care, one face in your loving gaze, one hand you are holding, then you are still holding the world. The work you do today, the love you give and receive and lavish on the seemingly small people and tasks – all of these “little” things are tipping the scales of justice and mercy in our world. Everything we do from the mundane to the glamorous to the difficult and all points between can testify.

I believe all of our lives are a proclamation.

Sarah Bessey, Out of Sorts: Making Peace with an Evolving Faith

The Fruit of Threats

It might be tempting to use the coronavirus (same as “the rapture” or “hell”) as a scare tactic to get people to turn to God. But it won’t work. I’ve prayed many a prayer inspired by fear over the years, and let me say, zero stars. First off, because fear does not put people into a frame of mind where sane, healthy decisions are made. Second, because God does not manipulate us with fear, he draws us with love.

To further explain, I’ll quote my Mennonite friend Ryan Dueck, who wrote this after going to a Christian funeral service that was used “for the Gospel”:

‘Not a single soul has ever been saved through violence; it is impossible for salvation to come by force. You can force people to “convert” or to mumble a few words, perhaps. You can force people to be baptized or to recite certain prayers or whatever. But this is all fiddling with externals. Force is utterly useless when it comes to actually changing human hearts and minds. Violence can make people fall in line but it can’t touch the soul.

In the same way, it’s impossible to frighten someone into loving God. Even with death. You can stand up in front of a group of people and wag your finger and tell them that death is coming for them. You can talk about hell and Satan and renouncing this or that worldly pleasure or performing this or that religious duty. You can hold before people the most severe and dreary theology imaginable and you can probably even convince them (and yourself) that it’s true. But none of this is likely to move someone one step closer toward the love that God actually desires. Love is not the sort of thing that you can be scolded into. Obedience, maybe. Duty, respect (of a sort), compliance, conformity. Probably. But not love.

To produce love you need a different set of tools. Actually, maybe just one. Love requires, well, LOVE.’

Original article: Warning Signs

La impotencia de la amenaza

Puede resultar tentador utilizar el coronavirus (igual que “el rapto” o “el infierno”) como táctica del miedo para conseguir que la gente se vuelva a Dios. Pero dará cero resultado, y lo dice una que ha hecho muchas oraciones inspiradas en el temor a lo largo de su vida. CERO RESULTADO.

Para explicar lo que quiero decir con esto, cito a mi amigo menonita Ryan Dueck, que hizo esta reflexión después de asistir a un funeral cristiano en el que se aprovechó la ocasión para “el evangelio”:

‘Ni un alma se ha salvado mediante coacción. La salvación no funciona por la fuerza. Se le puede forzar a la gente a “convertirse” o, quizá, a mascullar unas cuantas palabras. Se le puede obligar a bautizarse o a recitar ciertas oraciones. Pero todo eso es perder el tiempo con superficialidades. La fuerza resulta totalmente inútil cuando se trata de cambiar los corazones y las mentes humanas. La coacción puede conseguir que la gente siga las reglas, pero no puede tocar el alma.

Asimismo, es imposible asustar a la gente para que ame a Dios. Ni siquiera con la muerte. Puedes ponerte en pie ante un grupo de gente y señalar con el dedo y decirles que la muerte viene a por ellos. Puedes hablarles del infierno y de Satanás, o acerca de renunciar a este o aquel placer pecaminoso, o cumplir con este o aquel deber religioso. Puedes presentarles la teología más severa y deprimente imaginable, y probablemente incluso les puedas convencer (a ellos y a ti mismo). Pero nada de ello impulsará a nadie a dar un paso hacia el amor que Dios realmente desea. El amor no es algo que se consigue mediante reconvenciones. La obediencia, tal vez. El deber, el respeto (de cierto tipo), la sumisión, la conformidad… seguramente. Pero no el amor.

Para producir amor hacen falta otras herramientas. O quizá solo una. Para el amor hace falta … AMOR.’

Artículo original: https://ryandueck.com/2016/06/08/warning-signs/

En proceso

Al despedirnos de un año para iniciar otro, es casi inevitable entretener algún pensamiento existencial. El calendario sigue avanzando, nuestras vidas se siguen desplegando, seguimos aproximándonos a la culminación.

Hay muchas maneras de clasificar una vida. Se puede hacer desde la perspectiva de logros profesionales, o de esfuerzos ideológicos. Se puede hacer midiendo la felicidad personal alcanzada, el amor encontrado, o las sensaciones acumuladas.

Pero existe una clasificación mucho más primordial. Se trata de rumbo. Hacia qué, hacia dónde, nos dirigimos.

El apóstol Pablo, uno de los grandes pensadores del primer siglo, prescindió de cualquier otro criterio y dividió la humanidad en dos únicos grupos: los que se están perdiendo, y los que se están salvando.

Esto puede parecer demasiado severo, incluso reduccionista. Pero lo cierto es que, en el sentido más básico, todos estamos “en proceso”, en camino hacia alguna meta.

Impone considerar la posibilidad de que con cada paso terrenal – proyectos realizados, idilios, retos afrontados, experiencias inolvidables – nos podamos estar esencialmente atrofiando, disipando, perdiendo.

O por lo contrario – y a pesar de desventajas, perplejidades, reveses y hasta intenso sufrimiento – que sea posible estar salvándonos, progresando hacia gloria.

Todo depende de hacia dónde nos dirigimos.

Por eso Dios nos llama a todos en algún momento a aquello que suena tan rancio y anticuado – el arrepentimiento. Porque arrepentirse es exactamente eso: cambiar de dirección. Reorientarnos.

Sin duda es más atractivo escuchar la voz de la sabiduría popular, que nos recomienda seguir siempre al corazón. El problema es que el corazón puede llegar a ser muy mala brújula, y a veces toca ignorarlo para responder a un llamado superior.

Que Dios nos dé la perspicacia y el valor en este año 2020 para escucharle a él por encima del corazón; y si nos llama a ello, a cambiar de rumbo.