Pensando críticamente

Pensar de manera crítica es un ejercicio vital para el crecimiento personal y el impedimento del abuso espiritual. Pero nadie lo trae de serie; es algo que tenemos que aprender y cultivar.

A continuación os ofrezco un extracto del artículo, “Una perspectiva bíblica sobre la autoridad espiritual y el pensamiento crítico” (por Steven Smith), que bien podría servirnos de lista de resoluciones para el año nuevo:

“¿Cómo puede un cristiano desarrollar la habilidad del pensamiento crítico? Os propongo diez pasos que me gustaría haber seguido:

  • Orar pidiendo el Espíritu de sabiduría (Santiago 1:5-8)
  • Buscar encuentros con personas y perspectivas diversas. Viajar. Escuchar mensajes de otros predicadores y maestros. Cultivar amistades fuera del círculo de nuestra iglesia local.
  • La serie de Zondervan, Counterpoint (Contrapuntos), ofrece una forma excelente de estudiar cuestiones teológicas peliagudas. Un académico en representación de cada posición principal presenta sus argumentos sobre un tema específico, y otros académicos interaccionan con su tesis.
  • Aprender a dialogar en lugar de bloquearnos ante el primer indicio de una diferencia.
  • Educarnos sobre el mundo en general. Leer periódicos extranjeros. Suscribir a un blog (o a diez). Pensar ‘fuera de la caja’.
  • Aprender a pensar es como entrenar para un evento atlético. Hay que encontrar ‘entrenadores’ que nos estiren, nos tonifiquen, nos ejerciten. A mí, Ravi Zacharias siempre me ayuda a pensar con más claridad (su página web está aquí).
  • No idolatrar a ningún hombre ni mujer. Respectar y admirar sí, pero no colocar a nadie en un pedestal excepto Dios.
  • Hacer teología en comunidad. Por supuesto, conversar sobre temas espirituales en nuestra propia iglesia local, pero también entablar conversaciones con la Iglesia universal y la Iglesia histórica. Existen (y han existido) cristianos sabios por todo el mundo con pensamientos buenos sobre Dios, otras personas, y sí mismos.
  • Abrazar el misterio y extender gracia para el ‘gris’ de los asuntos discutibles. No toda cuestión teológica es crucial para la salvación. En serio. Como dice uno de mis profesores de seminario, el cielo será como el papel roto: se rompe de manera desigual. Nos sorprenderá descubrir quién consiguió entrar… y aún más quién está ausente.
  • Relajarnos. Disfrutar siendo parte del Cuerpo de Cristo, y ser lo suficientemente humildes como para recibir de otras personas, incluso de las que no pertenecen a nuestra iglesia o denominación. Si el templo de Salomón no podía contener toda la presencia de Dios, tampoco lo puede nuestra pequeña iglesia.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s