El íntimo Omnipotente

El SEÑOR sana a los quebrantados de corazón
y venda sus heridas.
Él cuenta el número de las estrellas;
a todas ellas llama por sus nombres.

Salmo 147:3-4

Este texto me habla de un Ser cuyo poder y sabiduría solo son igualados por su atención vocacional a los detalles y lo personal. Su grandeza abarca las vastas dimensiones del universo – dueño y administrador de las galaxias, amante de las estrellas – pero también se inclina para involucrarse en nuestras vidas. Sondea los recovecos del corazón, vela por los quebrantados, participa de nuestros dolores.

¡Qué tremendo es pensar que el Creador y Legislador del universo es también el Pastor de nuestras almas! Inundémonos de la seguridad y el deleite que ofrece esta realidad.

Advertisements